Siguiendo con el post anterior, hablaremos de qué tipo de contenido publicar en Facebook, pero antes,  para todos aquellos que hayáis hecho un perfil personal en vez de una página, Facebook nos da la opción de convertirlo. Es muy fácil, los amigos pasaran a ser “Me gusta” y se mantendrán las fotos de perfil y de portada, pero el contenido se ELIMINARÁ. Cuando se vaya hacer esto hay que establecer una fecha y avisar que los amigos van a pasar a ser fans. Una vez esté creada la página, hay que eliminar el perfil, para que la gente sólo vaya al sitio correcto.

Una vez creada nuestra página de Facebook, es recomendable no hacerla pública hasta que hayamos subido alguna que otra actualización, ya que las páginas vacías no son nada atractivas y dan síntomas de dejadez. Para esto, vamos a Editar página, seleccionamos Gestión de permisos y marcamos la casilla “Visibilidad de la página”. Hay que rellenar la sección de información (debajo de la foto de perfil) sin incurrir en textos demasiado extensos. Escoger una foto de perfil, por ejemplo el logo, y foto de portada que podría ser una foto del interior del establecimiento, o alguna otra que hiciese referencia a nuestra actividad, es aconsejable ir cambiando esta última cada cierto tiempo. Hay que personalizar la url, por ejemplo, www. facebook.com/”nombre de la empresa”, para hacer esto tenemos que ir a www.facebook.com/username (antes hay que estar logueados).

Lo primero que hay que hacer es decidir quién queremos ser en Facebook, para esto tenemos que pararnos a pensar en cómo somos y determinar cuáles son nuestros valores (cómo hablamos en el primer post “Para que sirven”). Una vez tengamos esto claro hay que determinar cuales son las publicaciones que tenemos que hacer para transmitir estos valores.

logo-facebook

En cuanto a este contenido del que hablamos, como norma número uno y que muchísimos incumplen, no hablar SÓLO de nosotros mismos, hay que enfocar las redes sociales (no sólo Facebook) en torno a nuestro sector profesional. Hay que aportar VALOR a las personas para forjar una imagen positiva de nuestra marca o empresa en la mente de los consumidores. Si la competencia está haciendo las cosas bien felicitarla por ello. Otra de las cosas que se pueden hacer es vincular la página con un tema determinado y hacer actualizaciones sobre este tema, por ejemplo, un bar con la música, una compañía de aguas minerales con deportes acuáticos, etc.

Hay que establecer una frecuencia de publicación y mantenerla en el tiempo  combinando los distintos tipos de actualizaciones que tenemos: fotos, videos (aconsejable que no superen 1:30 min de duración), encuestas, concursos (si puede ser es mejor usar alguna aplicación como easypromos, para no vulnerar las normas de Facebook). Si hacemos varias publicaciones distribuirlas a lo largo del día y nunca hacer más de CINCO.

Otra cosa muy importante es interaccionar lo máximo posible con los fans, resolviendo dudas o incluso preguntándoles sobre qué temas tratar. Recuerda, estamos aquí para CONVERSAR. Es muy importante aceptar las críticas y pedir perdón por los errores cometidos, si sabemos gestionar bien una crisis se convertirá en algo muy positivo para nosotros.

No hay que preocuparse por el número de fans de nuestra página, de nada sirve tener muchos si después no interactúan con ella. Lo verdaderamente importante es que compartan nuestras actualizaciones, les gusten y las comenten, importa más la calidad que la cantidad.

Perdonar si se nos ha olvidado comentar algo, hablar de Facebook en solo dos post es complicado. Si tenéis alguna duda no dudéis en planteárnosla, estaremos encantados de resolverla. Muchas gracias por leernos.

¡Nos vemos por la nube!

 

Anuncios