Si Shakespeare levantase la cabeza y viese lo que acabamos de hacer con su frase igual no le hacía mucha gracia, así que dejemos la literatura en paz que esto es un blog de marketing. Vamos al tema, en este post hablaremos de SEM (Search Engine Marketing) o lo que es lo mismo, marketing en buscadores.

Hace unos pocos meses, en el post que hablamos de nociones de SEO, comentábamos muy por encima que era el SEM, en este post  ampliaremos dicha información.

La verdad que la cosa no está mal pensada, Google, introduce PUBLICIDAD RELACIONADA CON LA BÚSQUEDA QUE ESTAMOS REALIZANDO. En principio estos anuncios serán vistos por personas que están interesadas, así se matan dos pájaros de un tiro (¡¡Toma ya, cojonu… muy bien!!), aportar valor al usuario del buscador y visibilidad para nuestra empresa, estos enlaces patrocinados (anuncios) salen en una parte privilegiada en nuestras pantallas, encima de los propios resultados de nuestra búsqueda y en el margen derecho.

¿En qué consiste esto del SEM?

La empresa anunciante PAGA CUANDO ALGUIEN HACE “CLICK” en su anuncio de ahí su otro nombre, pago por “click” (PPC). Debemos escoger aquellas palabras por las que queremos aparecer (keywords), así cuando una persona haga una búsqueda y utilice esas palabras nuestro anuncio aparecerá entre los resultados.

GOOGLE ADWORDS es el servicio que presta Google (cada buscador tiene el suyo) para contratar este tipo de publicidad. En él se puede determinar un precio máximo de lo que estamos dispuestos a pagar por cada “click”, Google da un coste aproximado de cada palabra, en función de la competencia que tenga esa palabra. La posición que ocupemos en los resultados de búsqueda dependerá, claro está, de lo que estemos dispuestos a pagar, ya que si las empresas competidoras pagan más aparecerán antes. Cuando alcancemos el presupuesto máximo que pongamos desapareceremos de esos resultados de búsqueda.

Otra opción que nos da AdWords es la POSIBILIDAD DE SEGMENTAR los anuncios según la zona geográfica donde queremos trabajar y el horario en el que queramos aparecer.

Así que cuando queramos realizar una campaña SEM debemos tener en cuenta:

  • DEFINIR LAS PALABRAS CLAVE por las que queremos aparecer, para ello debemos de estudiar a nuestro público y pensar mediante que palabras nos buscan en internet. La herramienta Google Trends puede resultar muy útil.
  • DETERMINAR LA ZONA GEOGRÁFICA en la que nos interesa aparecer. Si tenemos una empresa en Madrid puede que no resulte muy interesante que aparezcamos en los resultados de búsqueda de una persona de Barcelona que busque algo relacionado con nuestro sector.
  • DETERMINAR UN PRESUPUESTO MÁXIMO, cuando alcancemos dicho presupuesto desapareceremos de los resultados de búsqueda automáticamente.
  • CREAR TEXTOS LLAMATIVOS y que inciten a que se haga “click” en nuestro anuncio. Usar “Call to Ation” (llamadas a la acción).

Las campañas SEM son idóneas si perseguimos OBJETIVOS A CORTO PLAZO, como pueden ser, dar a conocer ofertas especiales o algún nuevo producto o servicio. Es una buena opción si queremos generar tráfico hacia alguna web de forma rápida ya que los resultados en forma de visitas se producen prácticamente de forma instantánea.

Una práctica que puede resultar interesante, sobre todo si somos una pequeña empresa y no disponemos de mucho presupuesto, es aplicar la TEORÍA DE LONG TAIL a la hora de seleccionar las palabras clave (long tail keywords). Esto consiste en seleccionar un conjunto de palabras clave más concretas, por ejemplo, si queremos buscar casas rurales en Asturias, en vez  de escoger las keywords “casa rural en Asturias” escogemos “casas rurales en Asturias con barbacoa”. Con esto conseguimos que haya menos competencia con las palabras clave y por lo tanto también pagaremos menos “pasta”.

Por si os asalta la duda de si es mejor el posicionamiento SEO o el SEM, deciros que lo ideal es COMBINAR AMBOS, empezar por el SEM mientras el SEO empieza a dar sus frutos podría ser una buena opción o aumentar la inversión en SEM cuando haya cambios importantes en el algoritmo de Google para no perder tanta visibilidad. Dependiendo de los objetivos que hayamos planteado es mejor usar una alternativa que otra, objetivos a medio y largo plazo es mejor el SEO, objetivos a corto plazo el SEM. Debemos tener en cuenta que nuestros ojitos, sobre todo si buscamos información, se van en la mayoría de los casos hacia los resultados que nos proporciona el SEO. El SEM es más eficaz cuando perseguimos algún tipo de acción concreta, como la compra.

Esperemos que no haya quedado un post demasiado espeso con tanta keyword, segmentación geográfica y pago por “click”. ¿Qué te parece esto del SEM? ¿Cumples con los objetivos planteados? ¿Qué eres de SEM o de SEO? ¿De Kas naranja o de Kas limón?.

¡Nos vemos por la nube!

Anuncios