Hace un par de semanas os hablábamos del fracaso que sufrió Nestlé por un mal uso de las Redes Sociale,s así que hoy vamos a mostraros la otra cara de la moneda. Os hablamos de un caso que demuestra que hacer las cosas bien tiene su recompensa: Gallina Blanca.

Gallina Blanca es una empresa española fundada por Lluís Carulla i Canals en 1937. Actualmente tiene su sede en Barcelona y pertenece al Grupo Agrolimen, tiene presencia en más de 70 países y es una de las empresas de referencia en el sector de la alimentación. Con su acertada acción en las Redes Sociales consiguió meterse al público en el bolsillo.

Como siempre os decimos, lo primero y más básico es tener una ESTRATEGIA DEFINIDA. Para eso Gallina Blanca se preguntó qué es lo que quería lograr en las Redes Sociales y sobre todo qué querían sus clientes y su público objetivo. Su éxito radica principalmente en el hecho de que proporciona VALOR AÑADIDO. No hablan sólo de ellos mismos, de su marca y de su producto sino que publican contenido que quieren los usuarios, que es útil y que se puede usar. Fue una de las primeras marcas en crear comunidad en Internet. Ahora mismo cuentan con seis canales de comunicación:

  1. Página web: en ella encontramos consejos, toda clase de recetas, trucos de cocina, platos por regiones, menús, escuelas de cocina, hábitos de vida sana y sección de preguntas y respuestas. Gran contenido de CALIDAD y POCA AUTOPROMOCIÓN.
  2. Blog: con las principales noticias de la marca, sin dejar de ser CORPORATIVO habla de hábitos saludables y con información interesante sobre el mundo de la cocina.
  3. Facebook: con más de 52.000 fans es el canal de INTERACCIÓN principal. Son cercanos y aportan valor, tienen una COMUNIDAD que les es fiel y que también aporta contenido de calidad.
  4. Twitter: con más de 170.000 seguidores es uno de los canales de más éxito. Proporcionan trucos y recetas como en los demás canales, pero además han creado una aplicación llamada “¿Qué cocino hoy?” mediante la cual ogallina-blanca-exitofrecen un servicio de AYUDA y RESPUESTA al usuario. Enviando un tweet con elhashtagg #quieroreceta seguido de los ingredientes que quieres utilizar te envían la receta que mejor se adapta a ti.
  5. Youtube:  con casi 1900 suscriptores y  más de 1.300.000 VISUALIZACIONES encontramos videos de recetas, trucos y spots de la marca.
  6. Pinterest: haciendo suya la frase de “comer con los ojos” con excelentes FOTOGRAFÍAS muestran recetas y platos. Sus tableros están divididos por tipos de recetas, con fotos sugerentes y descripciones breves no dejan de conseguir EMPATIZAR con el usuario, sin dejar de redireccionar a la página web.

Todos ellos tienen el mismo objetivo y funcionan de la misma forma. Ofrecen recetas, consejos de cocina, proponen trucos, proporcionan menús, etc. Y hablan de sus productos, sí, pero de una manera INTEGRADA y nada invasiva. Y nunca pierden la ORIENTACIÓN al CLIENTE. Se pusieron en su piel y hacen la vida más fácil al cliente (al igual que sus productos).

En la época que estamos, en la que todos estamos en el mundo online y todas las empresas cuentan con perfiles sociales, que una empresa destaque por su buen funcionamiento como lo hace Gallina Blanca es digno de mención. Pero no hay que olvidar que esta marca, antes de entrar en el mundo 2.0, ya tenía millones de fieles consumidores. Su éxito radica precisamente en eso, en el hecho de que hayan conseguido trasladar esas cifras a las Redes Sociales, mantenerlas y lo que es más, aumentarlas. Calidad en el contenido, rapidez en la respuesta y una comunicación cercana y fluida son las claves.

¿Se os ocurren otros casos de éxito? ¡Nos vemos por la nube!

Anuncios