Por algunos problemas técnicos y ajenos a la que suscribe esta semana nos retrasamos un poquito con nuestra entrada. (algún día hablaré de Internet y de aquello de “no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde” 😉 ).

Bueno, a lo que vamos. Esta semana os traigo un caso real y actual. Un análisis de cómo no hacer frente a una CRISIS EN LAS REDES SOCIALES: la gestión del ébola en el mundo online.

Hace unas semanas aparecía la noticia del primer caso de contagio de ÉBOLA en España y en ese mismo momento se convertía en tema central de todas las conversaciones del país. No sólo de tú a tú, sino a través de todos los medios digitales. Facebook, Twitter, Whatsapp echaban humo y en todas las plataformas, foros y chats todos los usuarios hablaban sobre el ébola.

¿Qué debería haber pasado? Que la comunicación institucional tendría que haber entrado en juego y haber dado información veraz y de calidad.

Pero sin embargo, esto no ocurrió exactamente así y hubo varios errores que analizamos a continuación:

  1. El perfil oficial en TWITTER DEL MINISTERIO DE SANIDAD Y SERVICIOS SOCIALES se limitó a publicar un solo tuit en el que anunciaba la comparecencia de la ministra Ana Mato al día siguiente. Eso sí, sin especificar el contenido de esta aparición, y que se mantuvo cómo último tuit en la cuenta más de 17 horas. Aún cuándo ya se sabía la noticia no emitieron ningún comunicado ni dieron información sobre el tema, no proporcionaron medio de contacto ni ninguna directriz o noticia. Sólo cuando la rueda de prensa ya había terminado comenzaron a tuitear sobre el tema, aunque en su mayor parte eran mensajes institucionalizados, fotos de la ministra, etc. Y lo mismo ocurrió con su perfil en Facebook.
  2. Una vez que la rueda de prensa tuvo lugar, lejos de calmar los ánimos, las Redes Sociales se incendiaron por la ESCASA INFORMACIÓN. Varios TRENDING TOPIC se convirtieron en mundiales e incluso fueron analizados por medios de comunicación extranjeros como The Independent, Al Jazzera, la CNN o Wall Street Journal. Por ejemplo #VamosAMorirTodos ó #AnaMatoDimisión en un principio, y otros cómo #SalvemosAExcalibur y #DEPExcalibur cuando se tomó la decisión de sacrificar al perro de la enfermera contagiada.
  3. Los BULOS. La creación de informaciones no veraces, noticias no contrastadas o rumores ante una situación así es inevitable. Pero lo que sí se puede hacer es ofrecer información para contrastar y desmentir esas noticias. En cuestión de horas cientos de bulos fueron propagados por todo Internet: aparición de casos falsos de ébola, el cierre de colegios y universidades, consejos falsos para prevenir el contagio e informaciones erróneas sobre la enfermedad. Y usando para ello el nombre de cabeceras naciones de prensa.

Nadie dice que sea fácil hacer frente a algo así y contener la información que se emite hoy en día, con miles de personas con acceso ilimitado a la red y a los medios. Pero precisamente por eso hay unas pautas básicas que seguir como emitir información de forma constante, que esté contrastada y sea veraz.

¿Vosotros qué pensáis? ¿Creéis que se podría haber mejorado esta gestión?

¡Nos vemos por la nube!

Anuncios