¿Te das cuenta de donde es esta frase? Te voy a dar una pista, sale en una famosísima serie de dibujos animados, que lleva 27 temporadas (sí, lo miré en la Wikipedia) y sus personajes son de color amarillo. ¡Bingo! Es de los Simpson.

Te preguntarás a que viene todo esto supongo, no te preocupes, si sigues leyendo sabrás el porqué de toda esta pequeña ida de pinza 😉

Ya he comentado varias veces a lo largo de la vida de este humilde blog, que hoy en día LOS PRODUCTOS SON MUY HOMOGENEOS, es decir, hay muy pocas diferencias entre ellos.

Es debido a esto por lo que hay que romperse los cuernos para INTENTAR DIFERENCIARSE de la competencia, porque doy por hecho que es lo que quieres hacer, ¿me equivoco?

La evolución del marketing: De la producción a las experiencias

El marketing es una disciplina que ha ido cambiando a lo largo de la historia y que seguirá cambiando según vayan pasando los años (o días) para poder adaptase mejor a las necesidades de los consumidores.

Primero hubo una ORIENTACIÓN A LA PRODUCCIÓN. Esto ocurrió cuando se demandaban más bienes de los que se ofertaban. A las empresas les quitaban los productos de las manos y como es obvio no necesitaban pensar mucho para vender.

Con el final de la Segunda Guerra Mundial (1945) nace la ORIENTACIÓN A LAS VENTAS. Empieza a haber algo de competencia y a las empresas les cuesta ya más vender sus productos, lo que provoca que la prioridad de las empresas sea precisamente eso, vender.

Sobre 1970 nace la ORIENTACIÓN AL MARKETING O AL CLIENTE. Las empresas se empiezan a preocupar de las necesidades y deseos de las personas e intentan satisfacerlas. Se usan los medios de comunicación de masas (prensa, radio y Tv) para hacer publicidad de los productos y poder llegar a un mayor número de personas.

En 1990 nace la ORIENTACIÓN AL MARKETING “ONE TO ONE”. Ya no se lanzan campañas de publicidad de manera global, si no que se empieza a segmentar el mercado. Comienzan a personalizarse las ofertas y se persigue la fidelización del cliente.

Después de este brevísimo viaje por la historia del marketing llegamos al punto que quería llegar. Hoy en día, los consumidores no solo buscamos satisfacer nuestras necesidades, también queremos vivir experiencias a la vez que satisfacemos esas necesidades. Es por esto que nos encontramos en la era de la ORIENTACIÓN A LAS EXPERIENCIAS.

marketing experiencial

Ya hablé del marketing experiencial en una ocasión, pero quería hacer hincapié en ello. Como dije al principio del post, hoy en día cuesta mucho diferenciarse, ya que los productos se parecen mucho unos a otros, pero si ofreces experiencias positivas a tus clientes conseguirás FIDELIZARLES, las recordarán y las RECOMENDARÁN a sus amigos, familiares o través de las redes sociales.

Cuando hablo de experiencias no me refiero a hacer puenting o lanzarse en paracaídas. Cada vez que una persona INTERACCIONA con tu empresa está teniendo una experiencia, en tu mano está que sea positiva, negativa o resulte indiferente (que según Risto Mejide sería lo peor que te podría pasar, causar indiferencia).

Un buen ejemplo de todo esto es lo que hace STARBUCKS. No solo fue la primera cafetería de todo el mundo en poner internet gratuito para su clientela, si no que también es un gran ejemplo en lo que atención al cliente se refiere, tanto en los propios establecimientos como en los medios online, debido a su nivel de personalización y de amabilidad. Una de sus claves son sus empleados, aunque ellos prefieren llamarlos partners (socios), ya que consideran que es tan importante tener un buen café como unos buenos trabajadores.

Como ejemplo de todo esto está su página de Facebook, donde responden de forma personalizada, amable y muy cercana a los comentarios que sus seguidores hacen, por lo que no es de extrañar el grado de interacción que tienen sus actualizaciones.

¿Cómo hacer marketing experiencial?

Pero claro, hacer todo esto no es fácil, hay muchísimo curro detrás. Como viene siendo habitual, debes de conocer perfectamente a tu público objetivo, sexo, edad, intereses, aficiones, ¿te acuerdas de lo que hablé en este post acerca de los BUYER PERSONA? Pues es lo que deberías hacer.

Es muy importante saber las MOTIVACIONES de compra de los consumidores para poder conocer cuáles son las experiencias que buscan.

Una vez que tengas todo esto claro debes de decidir que tipo de experiencia ofrecer a tus clientes, alguno ejemplos pueden ser:

  • Buscar nuevas utilidades, ocasiones de uso o satisfacer nuevas necesidades.
  • Aporta más valor del que espera el cliente.
  • Colabora con causas sociales.
  • Emociona.

Estas son algunas cosas de las que puedes hacer pero hay muchas más, “solo” tienes que sentarte y darle al coco.

Así que ya sabes, si quieres DIFERENCIARTE de tu competencia ofrece EXPERIENCIAS POSITIVAS a tus clientes para que las RECUERDEN y después CUENTEN a sus seres más cercanos lo guay que eres y lo bien que haces las cosas.

Bueno, pues ya está, fin del post, ¿sabes cuál es tu orientación? ¿Vas a ofrecer experiencias inolvidables a tus clientes? ¿Piensas modernizarte o seguirás viviendo en el pasado?

¡Nos vemos por la nube!

Anuncios